Comida familiar

Publicado: 3 abril, 2018 en Microrrelato
Etiquetas:

Laura se levantó del suelo con la nariz machacada, había dejado un charco de sangre tras de sí. Miró a su alrededor y el demonio no estaba, el cabrón de rabo enorme y orejas puntiagudas, tras hacer valer su autoridad, se había largado de allí, quizás a comprar algo de azufre. No importaba, lo único que importaba es que debía de hacer la comida antes de que llegara, un plato de sopa caliente, uno con un condimento especial, uno que le matara, y lo preparó mientras bailaba y cantaba.

Cuando el demonio abrió la puerta de su casa, acompañado de los padres de Laura, pidió que se añadieran más platos a la mesa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s