Mal Recuerdo

Publicado: 28 marzo, 2018 en Microrrelato
Etiquetas:

El semáforo se puso en rojo y paró el vehículo.  Al girar la mirada pudo ver a una mujer en la parada de autobús, la reconoció al instante, aquella mujer, desearía no haberla reconocido,  desearía no conocer su rostro, no conocer sus labios, su lengua, su… voz. Y esos ojos que burlones, le miraron con despreció tiempo después de haberle mirado con amor. Pensó en salir del coche, enfrentarse a ella, cogerla por el cuello, y matarla, decirle adiós, good-bye, hasta luego nena, que te pudras en el puto infierno, te veré muy pronto. Del amor al odio solo hay dos pasos, tan solo uno si se coge un atajo. Sentado en el coche, la miró con un rencor de nuevo despierto, vio sus manos apretando su delgado y frágil cuello, estaba loco por ver su cara de terror, esa cara impasible y fría que le había rechazado una vez, estaba ansioso de averiguar si la reina del hielo tenía corazón, si era posible romperlo, o si al hacerlo tan solo quedarían pequeños trocitos congelados de insensibilidad. Un coche tras de él, pitó con insistencia, el semáforo estaba en verde, apartó la mirada de la mujer, arrancó el coche y se puso de nuevo en marcha, llegaba tarde, tenía que acordarse de comprar huevos y leche, se recordó así mismo que antes de subir a casa haría una parada en el supermercado del barrio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s