Cierra los ojos

Publicado: 17 marzo, 2018 en Miscelanea, Relatos
Etiquetas:

Unos ojos azules se enfrentan al blanco de la pared.

Te miran y te hablan. Te piden que no te desvíes de las líneas que salen de su nexo y enlazan con el tuyo.

La figura sumerge la mano izquierda en el rojo y la apoya contra la pared, violándola, mancillándola y cuando la mano derecha dibuja un grueso círculo azul imperfecto, llora.

Llora y sus lágrimas (2, 3, 4, ¿quién sabe cuántas?, ¿le estas mirando bien?) se pausan en el tiempo, calientes, imperfectas, irregulares.

Las lágrimas se liberan de su cautiverio y caen en el bote de pintura amarilla. Las manos lo sostienen y lo arrojan contra la pared.

Sensaciones amarillas golpean pensamientos que viajan en una noria averiada. Están en lo alto. La noche es fría. Y sientes un abrazo que te no te esperas, y te hace entrar en calor.

El abrazo es amarillo y el calor que empezó por fuera, se va colando poquito a poco en tu interior, hasta que sientes que te evaporas.

Soy una lágrima que se evapora, sube, vuela y baja convertida en lluvia. Me expando, me diluyo y mi esencia encuentra a la tuya convertida en una sonrisa cálida.

¿Le ves?

El está ahí, justo delante tuyo.

Mira un abanico de colores desterrados y a la vez liberados. Acerca su boca (a la tuya) y sopla ligeramente.

Cierra los ojos.

¿Le ves?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s