Despidiendo a Ana

Publicado: 6 marzo, 2018 en Miscelanea, Relatos
Etiquetas:

pexels-photo-243971.jpeg

Ana pasó junto a la parada del trece, vio a Marcos apoyado en la barandilla. Parecía pensativo, distante, ni siquiera se había dado cuenta de que había pasado junto a él. Retrocedió sobre sus pasos. Fue un acto reflejo, ya que no tenía demasiadas ganas de hablar con él, a decir verdad, no tenía ganas de hablar con nadie. Pero sus piernas le llevaron hasta él. De todas formas Marcos era un tipo curioso, y además sabía escuchar. Ana se sintió un poco estúpida por pensar esto último. ¿Saber escuchar? ¡Joder! Ni que fuera su psicoanalista. Marcos, psicoanalista. Resultaba divertido sólo con pensar en ello.

-¿Esperas a alguien?

Marcos se giró y vio el largo y rizado pelo castaño de Ana, luego sus ojos marrones y por último su simpática nariz. Le encantaba la pequeña y dulce nariz de Ana tanto como su nombre.

-¡Hola, Ana! -exclamó alegremente como lo había hecho millares de veces en los pasillos del Instituto Naranja (aquel todo ladrillo y frialdad)

-Un año más, se acabó. Supongo que nos veremos el año que viene.

Antes de contestar miró a su izquierda en busca de un autobús que estaba tardando horas en venir. Marcos no quiso parecer descortés, simplemente era demasiado despistado para el asunto de los autobuses. Bueno, seamos serios, Marcos era el despiste personificado. Luego volvió a Ana con un intento de sonrisa que no le salió demasiado bien.

-¿Serías capaz de aguantarme por tercer año? –quiso parecer simpático, sin embargo deseó no haberlo dicho. De hecho se sintió amargamente intranquilo por hacer aquella pregunta.

-Claro -dijo sonriendo. Aquella sonrisa tan fresca que sólo ella era capaz de mostrar.

-No sé -dijo Marcos secamente con una inseguridad capar de derribar rascacielos de un plumazo.

-¿No sé?

Marcos desvió la mirada en parte avergonzado de su inseguridad, en parte por su curiosa manera de ser. Me explico: Aquello de mantener la mirada en un mismo lugar para él era algo realmente inusitado. ¿Por qué? Bueno, la vida está llena de incógnitas y supongo que el hecho de que Marcos desviara la mirada de Ana en aquella ocasión es una de esas cosas que ¿tal vez? sólo lo sabe alguien con amplia información al respecto. Es decir, Marcos. Y Marcos no estaba por la labor de explicarse, aunque hiciera un pequeño intento.

-Sí, bueno este año ha resultado muy extraño, y posiblemente si continuo el año  que viene…

Ana le interrumpió.

-¿Si continuas?

Y Marcos volvió a su cauce.

-Sí, si continuo. Quiero decir que no aguantaría dos años de sucesos inexplicables, no me siento con fuerzas, no me siento capacitado para continuar el año que viene.

-No hablas en serio.

¿Hablar en serio? Aquello era algo realmente difícil de deducir en la faz de Marcos, al fin y al cabo Marcos era un tipo bastante serio, por no decir que era la seriedad personificada, aunque mentiría si lo afirmase con rotundidad.

-Este año no me ha ido bien, Ana. Sí, vale lo he pasado, por los pelos eso sí. Pero tal vez se deba a la estupidez de un profesor que prefiere enseñar sus puros a enseñar a sus alumnos. Pienso que soy un poco gilipollas por quejarme de haber aprobado pero… bueno me siento un poco vacio. Eso es todo.

Marcos quiso gritar que preferiría haber suspendido pero temió que alguien le linchara por decir tamaña tontería. Incluso él se sintió un poco anormal por pensarlo. Pero si los exámenes pudieran hablar, el de Marcos habría dicho: “Suspendido, ¡suspendido! ¡que le corten la cabeza!”

Ana trató de convencerle y Marcos fingió cambiar de postura. Mintió, como mintió al despedirse con aquel:

-Nos veremos el año que viene, Ana.

-Sí, nos veremos.

Marcos vio alejarse a Ana y mientras se alejaba, vio por última vez su largo y rizado pelo castaño, luego sus ojos marrones y por último su simpática nariz. Le encantaba la pequeña y dulce nariz de Ana tanto como su nombre, tanto como ella misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s